Alianzas

Imagen de la campaña por la liberación del bloguero Anas Maarawi

La represión se recrudece en Siria. Con más de 1500 manifestantes muertos y miles de detenidos según organizaciones de derechos humanos, el régimen centra cada vez más sus esfuerzos en tratar de que los contenidos que comparten los ciudadanos no salgan al exterior. Entre los métodos para reprimir la libertad a través de los distintos canales y espacios de Internet está la persecución cada vez mayor de blogueros y ciberactivistas. El último de una larga lista es uno de los más reconocidos del país, Anas Maarawi.

Maarawi, detenido el 1 de julio en Damasco, es un emprendedor tecnológico reconocido entre la comunidad de desarrolladores de código abierto por su trabajo en torno a la versión árabe de Android, sistema operativo basado en Linux que Google compró en 2005. Su portal Ardroid es el primero en lengua árabe en centrarse en las aplicaciones de este sistema operativo y un referente para los arabófonos en este ámbito. Es también conocido por hablar sin tapujos a través de su blog y de su cuenta en Twitter sobre el derecho a la libertad de expresión y la necesidad de detener la represión que lleva a cabo el gobierno contra cualquier forma de oposición. En uno de sus últimos mensajes en Twitter, decía:

Por eso lo llaman “revolución”. Bienvenido a casa, amigo, se está construyendo una nueva Siria

En un contexto en el que la libertad de expresión se considera una amenaza, blogueros reconocidos son vistos por el régimen como un enemigo, algo que se hizo muy visible con la desaparición de la bloguera siria de origen palestina Tal Al Maluhi en 2009, cuando tenía sólo 17 años.

La detención de personas con una amplia red de contactos online provoca fuertes reacciones que visibilizan los abusos y avivan la solidaridad con los ciudadanos sirios. La campaña Free Anas, que cobró fuerza esta semana, ha generado miles de mensajes en Twitter en torno a la tag #freeanas. Se ha creado el blog Free Anas, que recopila contenidos relacionados con la detención, una página de facebook con más de 2000 seguidores y vídeos de campaña por su liberación en inglés y árabe. Los usuarios hacen uso también de herramientas como RedditHacker News para sensibilizar sobre la situación en el país y piden apoyo a través de inciativas concretas, algunas recogidas en esta página.

A medida que la campaña Free Anas ha ido cobrando fuerza, medios internacionales como la BBC The Next Web y organizaciones de derechos humanos como la Red Árabe de Información sobre Derechos Humanos se han hecho eco de su detención. Un proceso que, partiendo del empoderamiento de los propios ciudadanos, atrae la atención del mundo hacia los abusos en contextos tan represivos como el sirio, que busca silenciar a quienes reclaman libertades. El propio Anas lo describe en su biografía en Twitter:

Sólo quien es valiente es libre