Alianzas

En plena represión de cualquier forma de oposición en Siria, la libertad de expresión es cada vez más el principal blanco del régimen. El silencio mediático que hasta ahora reinaba en torno a Siria y en el que el Gobierno se movía cómodamente ha dado paso a la visibilidad de las violaciones de derechos humanos que han sido una constante durante décadas. En reacción a esa visibilidad que muestra sus prácticas contra sus propios ciudadanos, el último blanco de los Assad es el canal de vídeos Youtube.

La lucha del régimen sirio por contener el flujo de información que surge del interior del país y es vista en todo el mundo casi al instante es la de las formas de comunicación del siglo XX frente a las del siglo XXI. De los viejos y los nuevos formatos. Atrapadas en su narrativa oficial, la que controlan directamente a través de sus agencias institucionales, las autoridades sirias chocan con la infinidad de noticias y contenidos audiovisuales que se comparten y se redifunden del modo descentralizado que caracteriza a Internet. Ante este flujo imparable de contenidos, de poco sirven los vídeos que el Gobierno comparte en los que muestra a supuestos terroristas confesando su arrepentimiento por haber participado en manifestaciones y en los que es fácil percibir el miedo y la presión ante las cámaras. Vídeos como este de Omran Abdel Razaq al-Aqra, que aparece con la mirada perdida y con una docena de rifles como fondo de la grabación.

Ni estos vídeos, ni las acusaciones de conspiración internacional, ni el alarmismo ante la supuesta amenaza islamista que lanzan desde sus canales consiguen su objetivo, y cada vez son menos los que se hacen eco de estas versiones. Los intentos de legitimar la versión oficial logran cada vez más el efecto contrario y dejan en evidencia la desesperación del régimen, que carga a la vez contra contenidos, mensajeros y medios.

El régimen ha acusado al canal de vídeos Youtube de ser “el símbolo de la bancarrota moral de Occidente y de su apoyo al terrorismo“. Fue la reacción ante la dimisión del Fiscal General de Hama, Adnan Bakkur, que en un vídeo subido a Youtube y compartido en todo el mundo explicaba las atrocidades que el Gobierno sirio había cometido en su pueblo y apuntaba con nombres y apellidos a los responsables. Además de culpar a Youtube y a Occidente, el régimen acusó a la oposición siria de haber secuestrado a Bakkur y forzado esas declaraciones.

El régimen sirio mantiene la fuerza que le dan las armas pero carece ya de la legitimidad en la que tanto esfuerzo mediático ha invertido. Ni el impedir la entrada a los periodistas, ni desmentir lo que ciudadanos de todo el mundo ven de primera mano ni cargar contra la tecnología le devolverán esa legitimidad ni hará que dejen de conocerse los abusos, que se ven más expuestos cuanto más trata el Gobierno de ocultarlos.


Desde que los sirios se sumaron a las movilizaciones de la Primavera Árabe la represión en el país no ha dejado de aumentar, con cifras de más de 1.500 muertos, según organizaciones de derechos humanos, y más de 10.000 detenidos. La narrativa oficial sigue presentando una realidad de disturbios puntuales y promovidos por los países occidentales, pero los contenidos que comparten ciudadanos sirios desde dentro y fuera del país se propagan por Internet de un modo impensable hace sólo unos meses.

Las detenciones se han convertido en algo cotidiano. Sólo este fin de semana fueron arrestados, entre muchos otros, cinco conocidos activistas por los derechos humanos, entre ellos varios colaboradores de proyectos de Naciones Unidas: Ola Ramadan, Bissan Jasin, y otros a los que sus familias nos han pedido que no se dé publicidad. Quienes participan en las movilizaciones en Siria son calificados por las agencias de comunicación oficiales como “vándalos”, “malhechores”, “salafistas”, “agentes estadounidenses e israelíes”. Las descalificaciones a menudo se contradicen y llegan a extremos delirantes como la publicación de las supuestas razones que justifican el asesinato y la tortura de Hamza El-Khatib, el niño de 13 años que se ha convertido en símbolo de la represión en Siria. En un principio el gobierno negó la responsabilidad del secuestro y la muerte de Hamza, pero poco después se publicaba en distintos periódicos y comunicados oficiales que el niño estaba implicado en una red salafista que violaba a mujeres de soldados.

Este tipo de argumentos choca con la imparable producción de contenidos online que responden con indignación o con ironía a las narrativas oficiales. Blogs como “Hachís sirio”, de un autor que se identifica como “nacido y criado en Siria y estudiando un máster” dan muestra de hasta qué punto los jóvenes sirios han perdido el miedo y lo demuestran a través de los espacios y herramientas digitales. Una de sus últimas entradas incluye un párrafo en el que se dirige al Presidente Basshar El Asad, tras uno de sus discursos, en un tono muy alejado de la distancia que marcan las autoridades sirias con sus ciudadanos:

Hermano, cómo te lo explico… siento que hay problemas de comunicación entre tú y yo, me parece que no me entiendes… Aunque eres médico, y mira que nos han taladrado los oídos con eso de que eres médico, y has estudiado en Occidente… ¿Y qué? Yo también estudié en Occidente, dos veces además… Y no soy presidente, pero me entiendo bien con mucha gente, a veces hasta soy intuitivo, aunque otras no… Pero tú, oh inteligente doctor, no pareces nada intuitivo… como si sólo supieras disparar… ¿En serio, por qué estás haciendo todo esto?

Entre los espacios más populares entre los jóvenes sirios se encuentra también la página de facebook “La revolución china”, que satiriza los sucesos en Siria como si se produjesen en China, mezclando personajes reales y ficticios. En una de sus entradas bromean con las visitas que ofrece el gobierno a la prensa extranjera para mostrarles las fosas donde entierran a los agentes asesinados.

El Ministerio de Información chino invita a todos los periodistas y corresponsales de agencias de noticias (neutrales) presentes en China a asistir a la celebración dedicada al desubrimiento de una nueva fosa común en Jisr al-Uyghur. Hora y fecha: mañana a las 14.00. El evento incluye recepción y cóctel. Que nuestras tierras se llenen siempre de tan gratas ocasiones.

Unos contenidos, un tono y unas conversaciones que eran impensables hace menos de un año. El reportaje “Siria: La comedia negra de la revolución”, en Global Voices Online, analiza el humor como mecanismo de defensa y respuesta ciudadana a la represión, con cientos de contenidos que satirizan los discursos gubernamentales.

También vídeos como este, con cientos de miles de visitas, dan la vuelta al mundo, contrarrestando con ironía los argumentos oficiales que los sirios conocen bien:

“The strongs heroes of Moscu”


Imagen compartida en el grupo de facebook Syrian Revolution 2011

El mundo mira estos días a Siria mientras cientos de miles de sirios se manifiestan por todo el país. El 22 de abril, que comenzó como el “Viernes de Grandeza”, terminó como “Viernes Sangriento”, con cifras que superan las 100 muertes. Con las protestas sacudiendo el país, las noticias desde los medios oficiales mostraban una realidad muy distinta. La brecha entre la versión oficial y el pulso en las calles del país es cada vez mayor pero la descentralización de la comunicación que caracteriza a Internet ha hecho que, igual que en el resto de países de la región, la narrativa de lo que está sucediendo la estén construyendo los ciudadanos sirios con las herramientas a su alcance.

Comunicación oficial

Lista de policías muertos en la portada de la agencia de comunicación oficial Sana

Asomándose a la página de SANA, la agencia de comunicación oficial, estas son las  noticias en portada:

  • Las reformas anunciadas por el Presidente Basshar El-Assad, explicadas punto por punto.
  • El ataque a un coche de policía, que causó la muerte de un policía y 11 heridos.

La televisión siria comparte imágenes de normalidad combinadas con análisis de las últimas reformas propuestas por el régimen sirio. Viéndola durante dos horas seguidas una se encuentra:

  • Imágenes de supuestos destrozos provocados por los manifestantes, a los que se refieren como “grupos armados”, “bandas” y “ladrones”, y de armas confiscadas. Las imágenes muestran palos, machetes, botellas,  latas, pero también teléfonos móviles.
  • Entrevistas a manifestantes mostrando su arrepentimiento por haber participado en las protestas.
  • Opiniones de ciudadanos sirios a pie de calle que van desde la acusación a bandas salafistas hasta las críticas a los intereses occidentales en la región.
  • Análisis y entrevistas relacionadas con las reformas propuestas por el Presidente sirio en su discurso del 30 de marzo.
  • Análisis de artículos y entradas en blogs como el publicado en Counterpunch, Syria and the Delusions of the Western Press, que acusa a los medios occidentales de ocultar y manipular información para perjudicar al régimen sirio. Este es el último párrafo del texto:

Parece que los enemigos del régimen de Bashar al-Assad están listos para la violencia en las calles de Siria, y  para la desinformación en las portadas de los periódicos del mundo.

La misma línea de comunicaciones oficiales de las últimas décadas. El mercado de las telecomunicaciones sirio, uno de los menos desarrollados de Oriente Medio, es el más regulado de toda la región, Syrian Telecom es dueña de toda la infraestructura de telecomunicaciones y pocos periodistas extranjeros consiguen acreditación. Pero ahora, a través de los distintos canales digitales, gana protagonismo una narrativa alternativa a la oficial: la voz de los ciudadanos que se amplifica y llega a todos los rincones del mundo, tras décadas de silencio mediático en torno a Siria.

Comunicación descentralizada

Manifestante sirio grabando con un móvil un funeral en Damasco

Internet supone desde hace algunos años una ventana al mundo para los ciudadanos sirios, igual que para los del resto de la región, en un contexto donde la información por canales tradicionales está en manos del Gobierno. Medios y plataformas de Internet se llenan desde hace semanas, pero muy especialmente durante la jornada del 22 de abril, de imágenes y vídeos tomadas directamente por los  manifestantes, algunos de ellos extremadamente gráficos.

Manifestaciones multitudinarias, disparos y heridos grabados y compartidos en directo, acusaciones e insultos al régimen dan la vuelta al mundo y nutren a los medios de comunicación de contenidos que en contextos tan cerrados como el sirio no habían traspasado  sus fronteras en décadas. Algunos de los vídeos más vistos durante estos días pueden verse aquí.

La comunicación ciudadana y la construcción de una narrativa independiente siria tiene relación directa con el uso de los móviles que están haciendo los sirios, grabando y difundiendo vídeos como este del entierro del funeral de uno de los asesinados el 22 de abril, Muutaz Al-Shiar. En el vídeo puede verse el gran número de manos sosteniendo un teléfono para grabar el funeral. Hablaremos sobre la influencia de los móviles en la comunicación ciudadana de las movilizaciones en la región en un próximo post.

Este mapa, que incluye los puntos donde se han producido movilizaciones y donde ha habido muertes, ayuda a visualizar el alcance de las protestas en todo el país.

Mapa de las protestas en thenewsyria.net

Batalla en la Red

Conscientes de que la verdadera batalla por la comunicación se libra en la Red, el régimen sirio bloquea desde hace años sitios y plataformas como Youtube, Facebook, Blogger o Wikipedia, a los que los sirios se han acostumbrado a acceder a través de proxies. Hace unos meses se levantó el bloqueo de Facebook y Youtube, lo que muchos usuarios acogieron como una muestra de apertura.

En la página “Revolución siria 2011″, con alrededor de 150.000 seguidores, sirios de dentro y fuera del país comparten desde hace meses información y animan a salir a la calle. Según algunos usuarios la página ha sido hackeada y una nueva página se abrió en su lugar, acumulando cerca de 2.000 seguidores en un solo día. A las pocas horas volvía a aparecer la página anterior, con el número original de seguidores.

Otros espacios, como el grupo de facebook del Observatorio de la Mujer Siria, piden el cese de las manifestaciones para evitar más derramamiento de sangre. El manifiesto emitido por el Observatorio pide al Gobierno que emprenda el proceso de reformas y a los ciudadanos sirios que den un margen de 15 días al Gobierno para demostrar si realmente piensa llevarlas a cabo.

Frente a este tipo de páginas, abundan también otras como la de “Jóvenes de la Siria de Al-Assad, y nada más”, que da la bienvenida a los nuevos usuarios con una bonita estampa de la familia del Presidente .

También en twitter ha tenido presencia la narrativa oficial. Esta red, que permite una rápida difusión de mensajes cortos, ha sido una herramienta muy efectiva en la organización y comunicación de los ciudadanos de la región desde el comienzo de las movilizaciones. En Siria usuarios como AnonymousSyria comparten imágenes, vídeos y lemas de las protestas, como el que se ha convertido en el lema de los manifestantes sirios, y que es respuesta al cántico de quienes apoyan al Presidente: “Dios, Siria, Basshar y nada más”.

Dios, Siria, Libertad y Nada más

Frente a estos mensajes, han surgido dos tipos de usuarios pro-gubernamentales, como explica el bloguero sirio Anas Qtiesh en Global Voices:

  • Los llamados “huevos de twitter”: Cuentas nuevas, la mayoría con pocos seguidores y sin imagen de perfil (twitter coloca un huevo por defecto a sus usuarios antes de que estos asocian una imagen a su perfil). Se dedican a responder a los usuarios favorables a las protestas, en muchos casos en forma de amenazas, insultos y acusaciones de terrorismo, y a emitir mensajes y eslóganes de apoyo al régimen. Se cree que estas cuentas, que a menudo publican en un inglés y árabe clásico bastante pobre, son gestionadas por agentes de la Inteligencia siria, los conocidos como “Mukhabarat”. Cuentas como las que el usuario @AnonymousSyria ha agrupado en esta lista.
  • Cuentas-spam que incluyen la etiqueta #Syria y que están programadas para lanzar cada cierto tiempo mensajes aleatorios sobre Siria. Noticias sobre fútbol, fotos de lugares turísticos, enlaces a comunicaciones oficiales, y también amenazas a usuarios contrarios al Gobierno.

Estas últimas son cuentas-robot facilitadas por la empresa de Bahrein Eghna, que explicaba en su página web cómo han contribuido con su tecnología a aumentar el número de contenidos en la red sobre la belleza de Siria y sus paisajes:

(El usuario de Twitter) LovelySyria está utilizando el servidor EGHNA para promocionar fotografías sobre Siria. EGHNA ha ayudado a atraer la atención a la belleza de Siria y construir una comunidad de personas que aman el país y admiran su belleza.

Con imágenes como esta:

A.m

Fuente de la imagen: Ali Mahfood en Flickr

Twitter no modera contenidos como lo hace Facebook, que cierra cuentas y páginas en base a su política de identidad y las denuncias de otros usuarios, dejando a quienes utilizan la red como herramienta para el activismo sin su espacio de comunicación en momentos clave de las movilizaciones, como sucedió con la página “Todos somos Khaled Said”, con la página del Observatorio de la Mujer Siria y muchas otras. Twitter no obliga a los usuarios a compartir su verdadera identidad pero el motor de búsqueda prioriza los mensajes de usuarios que comparten su nombre completo, imagen y biografía y penaliza ese tipo de automatización. Esto ha hecho que la etiqueta #Syria haya dejado de estar inundada de ese tipo de contenidos automatizados.

Una pequeña victoria en el campo de la comunicación, en palabras de Jillian York, del Berkman Center. En un contexto de información cada vez más descentralizada, las narrativas centralistas características de los regímenes autoritarios quedan cada vez más expuestas como ecos de una voz oficial a la que pocos acuden para entender lo que sucede dentro y fuera de sus fronteras. Y aunque la batalla de la comunicación la estén ganando los ciudadanos, las armas siguen en manos de quienes tienen el poder sobre las vidas de otros.

El usuario Syrianews lo describía así en un mensaje en Twitter:

Otro periodista expulsado. Siria sufrirá mientras la propaganda y Youtube se convierten en las únicas fuentes del país.

“bandas armadas”

En la guerra por el territorio que libra Israel con los palestinos, juega un papel clave la correcta comunicación del mensaje. Tan relevante como los hechos sobre el terreno, o más, es la narración de los hechos sobre el terreno. Israel es muy consciente de ello pero incluso este Estado que depende en gran medida de su proyección mediática comete a veces errores que ponen en evidencia sus contradicciones.

La legitimidad del Estado israelí está en entredicho por sus constantes desafíos a la legalidad internacional. Sin embargo, la actitud que actualmente toma  el gobierno israelí ante las críticas no es la de una reflexión sobre la forma y el fondo de la ocupación que mantiene en el territorio legalmente declarado palestino, sino un enfoque de marketing y comunicación. El debate se centra en las mejores estrategias para resaltar los aspectos positivos de Israel y mantener el foco alejado de las violaciones de derechos humanos, lo que se refleja en campañas e iniciativas de distinto tipo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

En este debate radiofónico de la agencia de relaciones públicas PRNewser distintos expertos en relaciones públicas hablan de la percepción pública de Israel como algo tan crucial como sus armas militares y su propia existencia. Algunos expertos en relaciones públicas recomiendan un enfoque moderno y renovado para hacer frente a las críticas, a través del uso de redes sociales, y otros prefieren un enfoque “top-down”, en el que desde las autoridades se determine el mensaje común. Se menciona también una campaña de “relaciones públicas preventivas” de cara a futuras agresiones que puedan despertar críticas.

En esta estrategia de visibilización de sus aspectos positivos, Israel cuenta con una gran capacidad mediática. Conscientes del potencial de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y las redes sociales como nuevas formas de transmitir y compartir información, han puesto en marcha distintas campañas a través de Internet, sin descuidar las tradicionales. Durante los momentos de mayor cuestionamiento de su despliegue militar, el ejército israelí abrió un canal de televisión por cable dedicado a emitir informes desde Gaza y un canal en Youtube (algo que ningún ejército había hecho antes) para contar su versión de los ataques y calmar los ánimos frente a la dureza de las críticas. Desde estos canales comparten la visión de los agresores en distintos foros y redes sociales. Estas iniciativas entran dentro de lo que en los medios israelíes se conoce como hasbara (propaganda), un término que cada vez se usa más desde fuera de Israel para referirse a las campañas de apoyo a las agresiones israelíes.

Pero la estrategia no se limita a contar su versión de los hechos, sino que hay un esfuerzo por desviar la atención a otros asuntos. Esta semana Israel ha hecho público un plan para desafiar el poder del petróleo mediante el fomento de las energías renovables (la noticia completa en el blog de Jonathan Cook).  De esa forma reviste la “lucha contra el terror” global de un manto de sostenibilidad y respeto por el planeta y sus recursos naturales. Según Avner de Shalit, Profesor de Política en la Universidad Hebrea de Jerusalén, con este paso Israel busca la simpatía de Occidente en un tema de interés general y que esto haga ceder las reclamaciones de cesiones a los palestinos.

Este repentino interés por el medio ambiente no concuerda con el historial, muy pobre, de Israel en cuestión de sostenibilidad, como afirma Gideon Bromberg, presidente del grupo israelí Amigos de la Tierra. Es de sobra conocida la destrucción de tierras y recursos naturales que lleva a cabo en zonas palestinas, entre otras violaciones de los derechos humanos y la legalidad internacional pero ¿conseguirá aún así posicionarse como un país respetuoso del medio ambiente y la sostenibilidad? En un contexto de preocupación global por el cambio climático, no sería extraño que una iniciativa medioambiental ambiciosa pesase más en la balanza que las violaciones sistemáticas de derechos humanos.

Imagen: Dora McPhee. Australians for Palestine

A pesar del despliegue de medios e iniciativas,  incluso Israel comete errores de comunicación que pueden dejarlo en evidencia. La incoherencia entre el mensaje de diálogo que trata de proyectar el encuentro entre el Vicepresidente de EEUU Joseph Biden y el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu y el mensaje de absoluta falta de voluntad de cualquier cesión a los palestinos que transmite el anuncio de la creación de nuevas colonias en Jerusalén Este (ocupado ilegalmente en 1967) ha puesto esta contradicción en el foco de atención mediática. Analizando el día a día de los hechos y el modo en que Palestina desaparece gradualmente del mapa (imagen de la pérdida de territorio  a la izquierda, podéis ver la evolución completa por años aquí) parece evidente la falta de compromiso del gobierno israelí con una solución que no sea unilateral. Sin embargo ha hecho falta un error garrafal de comunicación y medición de los tiempos para visibilizar lo que es una realidad cotidiana: la contradicción entre el discurso de paz que lanza Israel a través de los medios de comunicación y su boicoteo sobre el terreno de cualquier posibilidad real de paz.

¿Ganará visibilidad esta incoherencia o cobrarán peso iniciativas que desvíen la atención a otros asuntos?