Alianzas

Llevan años trabajando en visibilizar una realidad que no siempre ha sido noticia para los medios de comunicación. Utilizan las herramientas digitales para compartir su voz y la de otros y han contribuido a un cambio de paradigma en la forma en que nos comunicamos, en la que cobran protagonismo los ciudadanos. Dirigen y colaboran con proyectos que llaman la atención sobre las reivindicaciones ciudadanas que han dado lugar a movilizaciones como las que se han producido en Túnez, Egipto o Libia. Tendremos la oportunidad de hablar con algunos de los referentes en el uso de la tecnología para promover cambios sociales y políticos en las conferencias Internet and 21st Century Social Revolutions que organiza AERCO el próximo 5 de abril con Obra Social Caja Madrid.

Sami Ben Gharbia: Especialista tunecino en el análisis del activismo digital en contextos represivos y el uso de la tecnología para promover cambios sociales y políticos. Es el Director de Global Voices Advocacy, comunidad internacional de blogueros que informa sobre el estado de la blogosfera y el periodismo ciudadano en el mundo. También es co-undador de Nawaat, que ha ganado el 2011 Netizen Prize que entrega Reporteros sin Fronteras, de Threatened Voices y de Tunileaks, proyecto que recopila y analiza los cables de Wikileaks relativos a Túnez.

Matisse Bustos Hawkes: Responsable de Comunicación de WITNESS, organización internacional que promueve la defensa de los derechos humanos a través del uso de vídeo. WITNESS proporciona formación en grabación y edición de vídeo y en planificación estratégica sobre cómo incorporar el vídeo en campañas como la protección de los derechos civiles, políticos y económicos en todo el mundo, los derechos de las mujeres en Afganistan, o la lucha contra la tortura en Egipto.

Raed Jarrar: Arquitecto, bloguero y analista político iraquí-estadounidense. Abrió su primer blog en 2002 para mostrar al mundo la visión de los civiles iraquíes durante la invasión de su país y se convirtió en uno de los primeros blogueros en Irak y en la región. Es conocido también por haber sido detenido en el aeropuerto JFK por llevar una camiseta con la frase “No nos callaremos” en inglés y en árabe, por denunciar a la compañía aérea y al Gobierno de EEUU y por ganar la demanda y contribuir a visibilizar la discriminación racial en el país.

Bilal Randeree:  Periodista sudafricano que trabaja en la sede de Al Jazeera en Doha, Qatar. Es productor online para la página de la red en inglés y desde hace unos meses cubre las movilizaciones en la región de Oriente Medio y Norte de África con una presencia activa en las redes sociales. Esta visibilidad ha sido vital para su trabajo y para la cobertura que ha hecho Al Jazeera’s de las movilizaciones, posicionándose como un modelo a seguir en la alianza de los medios de comunicación con Internet y las herramientas digitales.

Dale Zak: Desarrollador en el proyecto Ushahidi,  empresa sin ánimo de lucro que desarrolla software libre y de código abierto para recoger datos, visualizarlos y crear mapas interactivos a través de los mensajes que envían los ciudadanos por teléfono móvil.  Desde que se creó, para mapear los casos de violencia post-electoral en Kenia, desarrollan herramientas con el objetivo de democratizar la información, fomentar la transparencia y romper las barreras que impiden a los ciudadanos contar sus propias historias.


La conferencias podrán seguirse en streaming desde la web de La Casa Encendida y Periodismo Humano, medio colaborador con el evento, y en Twitter con la etiqueta #isocialrev.


La semana pasada las autoridades de  Túnez bloquearon el acceso a  WAT.TV, una conocida  plataforma de vídeos online.

La noticia fue publicada por Sami Ben Gharbia, reconocido bloguero tunecino y uno de los directores de Global Voices, proyecto que busca construir una red global contra la censura en Internet. La causa del cierre de la plataforma es, según las autoridades,  la emisión de actividades del grupo opositor Ettajid, un partido legal de orientación comunista. El partido hace un uso intensivo de Internet para expresar su oposición al gobierno y actualiza contenidos con frecuencia. El líder del partido, Ahmed Brahim, tiene incluso su propio canal.

No es la primera vez que las autoridades tunecinas bloquean el acceso a sitios de Internet donde se comparte y difunde información molesta para el régimen. En 2007 fueron bloqueadas Daily Motion y Youtube por publicar contenidos relativos a la situación política en el país. Este vídeo en concreto fue el que provocó el cierre de Youtube:

El vídeo muestra la ruta de los aviones oficiales tunecinos, que se utilizaban para excursiones, viajes de placer y fines de semana de compras por distintas capitales europeas. El asunto se destapó porque el Presidente, Zine El Abidine Ben Ali, rara vez abandona el país. Trazando las rutas a través de páginas como Airliners.net o Planepictures.net, blogueros tunecinos llegaron a la conclusión de que era su mujer, Leila Ben Ali,  conocida por su afición a las compras, quien utilizaba los jets para sus escapadas a las capitales de la moda (Caught in the Net: Tunisia´s First Lady. Foreign Policy)

Aunque el país se describe como una república en la que el presidente es elegido por sufragio universal, el régimen tunecino muestra un aumento  incesante de la represión, una represión que se ceba cada vez más en los usuarios de Internet. La sección de Túnez del proyecto Threatened Voices incluye una alarmante lista de ciberactivistas arrestados o amenazados en el país.