Alianzas

   

Nawaat, el blog colectivo tunecino independiente que tuvo un papel crucial en la revolución tunecina, está de enhorabuena. No sólo porque recoge este año algunos de los premios más importantes a la defensa de la libertad de expresión sino porque esta semana ha ganado también el e-Content Award (premio al mejor contenido digital en árabe) que se entrega en Bahrein. Y lo ha rechazado.  Una lección de coherencia y solidaridad ciudadana frente a uno de los Estados que más reprime la libertad de expresión.   

La Autoridad e-Government y la Sociedad de la Información de Bahrein organizan estos premios cada año desde 2003, con la colaboración de Naciones Unidas, para promover la creatividad y la innovación. Nawaat ha ganado en la categoría de Inclusión y Participación:   

En esta categoría se premia a los proyectos que apoyan la integración tecnológica de los países menos desarrollados, la reducción de la brecha digital y tecnológica entre comunidades empoderadas y excluídas (como zonas rurales y mujeres).   

Esta es la carta recibida por Nawaat y compartida por uno de sus fundadores Sami Ben Gharbia.   

Carta en la que la Autoridad eGoverement de Bahrein comunica el premio a Nawaat

  Y esta es la respuesta de Ben Gharbia, en nombre del proyecto:

Nawaat rechaza asistir a la inauguración de Bahrain IT Expo 2011 para recibir el premio de mano del Shaikh Mohammed Bin Mubarak Al Khalifa, Primer Ministro y Director del Comité Supremo para las Tecnologías de la Información y la Comunicación. (…) Rechazamos este premio en señal de protesta contra las prácticas de filtrado de Bahrein, el arresto de cientos de blogueros y activistas por los derechos humanos y el cierre arbitrario de cientos de págians y blogs críticos con el gobierno y su familia.

Bahrein destaca hace años por su política de discriminación y represión de la mayoría chií (hablamos de las detenciones de activistas y de la campaña por el bloguero Ali Abdulemam aquí). En el contexto de la Primavera Árabe, como se ha bautizado a las movilizaciones en los distintos países de Oriente Medio y Norte de África, sorprende que desde Bahrein no viesen venir el No. Aunque no son las autoridades del país quienes deciden los premios, sino un jurado compuesto por miembros de la comisión eGovernment y distintos miembros de la Sociedad de la Información,  la respuesta supone un rechazo al patrocinio que ofrece el régimen al evento y a la figura que entrega los premios, el anterior Primer Ministro Mohammed Bin Mubarak Al Khalifa. Astrubal, co-fundador de Nawaat, agradecía el premio a la World Summit Award pero lamentaba el lugar y patrocinio de la celebración.

Me gustaría agradecer de nuevo al Jurado de la WSA  que hayan querido honrar a Nawaat, pero lamento profundamente que la ceremonia de entrega de premios se celebre en un país que no respeta las libertades inherentes al  “eContent”.  

Aunque abundan las diferencias económicas y sociales en el contexto de cada país, el descontento ciudadano en la región tiene muchos rasgos y raíces comunes, y entre todos destacan los regímenes autoritarios que desde hace años, o décadas, oprimen a la población. Bahrein ha premiado uno de los proyectos que más ha hecho para empoderar a los ciudadanos y visibilizar los abusos y el descontento social y político en el Norte de África.

Esta solidaridad de los tunecinos con los bahreiníes es una muestra de las redes que se han ido tejiendo desde hace años entre ciudadanos de distintos países de la región a través de proyectos como Global Voices Online, con cientos de blogueros que intercambian información y experiencias, difunden contenidos, traducen y trabajan unos sobre textos de otros y organizan campañas comunes, construyendo una fuerte comunidad global que no deja de crecer. Unas redes ciudadanas que han tenido mucho que ver con las movilizaciones de los últimos meses y que plantean una alternativa a los discursos e intereses cambiantes de los gobiernos.


Llevan años trabajando en visibilizar una realidad que no siempre ha sido noticia para los medios de comunicación. Utilizan las herramientas digitales para compartir su voz y la de otros y han contribuido a un cambio de paradigma en la forma en que nos comunicamos, en la que cobran protagonismo los ciudadanos. Dirigen y colaboran con proyectos que llaman la atención sobre las reivindicaciones ciudadanas que han dado lugar a movilizaciones como las que se han producido en Túnez, Egipto o Libia. Tendremos la oportunidad de hablar con algunos de los referentes en el uso de la tecnología para promover cambios sociales y políticos en las conferencias Internet and 21st Century Social Revolutions que organiza AERCO el próximo 5 de abril con Obra Social Caja Madrid.

Sami Ben Gharbia: Especialista tunecino en el análisis del activismo digital en contextos represivos y el uso de la tecnología para promover cambios sociales y políticos. Es el Director de Global Voices Advocacy, comunidad internacional de blogueros que informa sobre el estado de la blogosfera y el periodismo ciudadano en el mundo. También es co-undador de Nawaat, que ha ganado el 2011 Netizen Prize que entrega Reporteros sin Fronteras, de Threatened Voices y de Tunileaks, proyecto que recopila y analiza los cables de Wikileaks relativos a Túnez.

Matisse Bustos Hawkes: Responsable de Comunicación de WITNESS, organización internacional que promueve la defensa de los derechos humanos a través del uso de vídeo. WITNESS proporciona formación en grabación y edición de vídeo y en planificación estratégica sobre cómo incorporar el vídeo en campañas como la protección de los derechos civiles, políticos y económicos en todo el mundo, los derechos de las mujeres en Afganistan, o la lucha contra la tortura en Egipto.

Raed Jarrar: Arquitecto, bloguero y analista político iraquí-estadounidense. Abrió su primer blog en 2002 para mostrar al mundo la visión de los civiles iraquíes durante la invasión de su país y se convirtió en uno de los primeros blogueros en Irak y en la región. Es conocido también por haber sido detenido en el aeropuerto JFK por llevar una camiseta con la frase “No nos callaremos” en inglés y en árabe, por denunciar a la compañía aérea y al Gobierno de EEUU y por ganar la demanda y contribuir a visibilizar la discriminación racial en el país.

Bilal Randeree:  Periodista sudafricano que trabaja en la sede de Al Jazeera en Doha, Qatar. Es productor online para la página de la red en inglés y desde hace unos meses cubre las movilizaciones en la región de Oriente Medio y Norte de África con una presencia activa en las redes sociales. Esta visibilidad ha sido vital para su trabajo y para la cobertura que ha hecho Al Jazeera’s de las movilizaciones, posicionándose como un modelo a seguir en la alianza de los medios de comunicación con Internet y las herramientas digitales.

Dale Zak: Desarrollador en el proyecto Ushahidi,  empresa sin ánimo de lucro que desarrolla software libre y de código abierto para recoger datos, visualizarlos y crear mapas interactivos a través de los mensajes que envían los ciudadanos por teléfono móvil.  Desde que se creó, para mapear los casos de violencia post-electoral en Kenia, desarrollan herramientas con el objetivo de democratizar la información, fomentar la transparencia y romper las barreras que impiden a los ciudadanos contar sus propias historias.


La conferencias podrán seguirse en streaming desde la web de La Casa Encendida y Periodismo Humano, medio colaborador con el evento, y en Twitter con la etiqueta #isocialrev.


El mapa de la Cibercensura. Imagen de Reporteros sin Fronteras

El premio que entrega Reporteros sin Fronteras al mejor Netizen (ciudadano de la Red), tiene este año más sentido que nunca. Durante los últimos meses hemos vivido de cerca, en gran parte gracias a Internet y las herramientas digitales, el estallido de años de tensiones e injusticias acumuladas en países de la región de Oriente Medio y Norte de África, de donde proceden varios de los nominados de este año al 2011 Netizen Prize.

Nawaat es el ganador de este año. Se premia así el trabajo de este blog tunecino colectivo e independiente que ha jugado un importante papel en la cobertura de las reinvidincaciones ciudadanas desde 2004 y también durante las recientes movilizaciones en el país. Se premia por extensión a toda una generación de tunecinos que ha liderado una propuesta de cambio que ha inspirado a los ciudadanos de los países vecinos. Uno de los proyectos de Nawaat, Tunileaks, recopila y analiza los cables de Wikileaks relativos a Túnez.

La lista de finalistas incluye a otros referentes de la defensa de la libertad de expresión en sus países:

  • Ali Abdulemam, que fue liberado hace unas semanas tras meses detenido por las autoridades de Bahrein por expresar sus opiniones a través del foro Bahrein Online, la página más visitada del país
  • Chiranuch Premchaiporn, conocida como Jiew, editora de Prachatai, una página web tailandesa de noticias alternativas. Se enfrenta a 70 años de prisión en Tailandia
  • Tan Zuoren, bloguero chino de 64Tianwang, un blog de derechos humanos, que ha sido condenado a cinco años de cárcel
  • Pham Minh Hoang, bloguero franco-vietnamita y profesor en el Instituto de Tecnología de Ho Chi Minh, detenido desde 2010
  • Natalia Radzina, periodista de Charter 97, página web de noticias que cubre casos de arrestos, ataques físicos y acoso contra periodistas y activistas de derechos humanos. Lleva detenida desde diciembre

World Day Against Cyber-Censorship

Y si esta lista de “netizens” ganadores y finalistas supone un reconocimiento a la defensa de la libertad de expresión a través de Internet, en la otra cara de la moneda se encuentra la lista de Enemigos de Internet, que publica también anualmente Reporteros sin Fronteras, coincidiendo con el Día Mundial contra la Censura, que  busca concienciar sobre la necesidad de apoyar una Internet libre y sin restricciones, accesible para todos:

La lista de los Estados donde más se reprime a los usuarios de Internet incluye una división entre los países abiertamente hostiles a Internet y otros que ejercen una fuerte vigilancia sobre los usuarios:

El Informe incluye datos verdaderamente alarmantes:

Uno de cada tres usuarios de Internet no tiene acceso a una conexión de Internet sin restricciones

Alrededor de 60 países censuran en Internet o acosan a los “netizens” (ciudadanos en la Red) en diferentes grados

Al menos 119 personas se encuentran en prisión por usar Internet por expresar libremente sus opiniones

Internet ha jugado un papel muy importante en la organización y comunicación de las movilizaciones en países como Egipto o Túnez, pero esto no ha frenado los intentos de control de los gobiernos. Al contrario, estos redoblan sus esfuerzos para manipular y eliminar contenido crítico que cuestione sus políticas. Son muchos los espacios que se abren a nuevas formas de expresión y de comunicación, pero también cada vez mayores los riesgos y la necesidad de apoyar la libertad de expresión, dentro y fuera de Internet.


El próximo 5 de abril charlaremos con Sami Ben Gharbia, uno de los fundadores de Nawaat, y otros blogueros y activistas especializados en el uso de Internet y los medios sociales para reclamar y promover reformas en la región de Oriente Medio y Norte de África. Será en las conferencias Internet and 21st Century Revolutions que organiza AERCO (Asociación Española de Responsables de Comunidades Online) con la colaboración de La Casa Encendida.