Alianzas

Las movilizaciones que sacuden la región de Oriente Medio y Norte de África desde finales de 2010 parecen haberse asentado también en Arabia Saudí. En un país en que la discriminación de la mitad de la población está institucionalizada, las mujeres lideran las recientes manifestaciones universitarias a las que se suman también sus compañeros y, paso a paso, distintos agentes de la sociedad saudí.

Las mujeres y el camino hacia la revolución

El 6 de marzo cientos de estudiantes de la facultad de Artes en la Universidad del Rey Khaled en Abha, al sur de Arabia Saudí, se manifestaron para reinvindicar mejoras en las condiciones del entorno universitario, que aparecía cubierto de basura en fotos publicadas en la prensa local. Según el diario Al-Watan, durante el segundo día de protestas fuerzas de seguridad entraron al campus y golpearon a decenas de manifestantes, dejando heridas a 53 de ellas. Este vídeo muestra a las estudiantes gritando durante la protesta:

Las manifestantes pedían la dimisión de Abdullah Al Rashid, máximo responsable de la Universidad, a quien culpan de la corrupción y el deterioro que ha sufrido la Universidad en la última década. Parece un gesto pequeño pero este cuestionamiento de la autoridad implica mucho más viniendo de un grupo de mujeres, que tienen restringida la participación en la mayor parte de la vida pública de su país.

En los últimos meses las mujeres saudíes, que continúan subordinadas a los hombres de acuerdo al Derecho de Familia, han dado pasos que hasta hace poco resultaban impensables. Desde que en 2008 la escritoria y activista Wajeha al-Huwaider decidió desafiar la prohibición de conducir durante el Día Internacional de la Mujer, otras activistas se han unido a la protesta contra una prohibición que no se da en ningún otro país del mundo. En mayo de 2011, la propia Wajeha acompañó a la activista por los derechos humanos
Manal Al-Sharif mientras ambas se grababan conduciendo y comentando ejemplos de la necesidad de conducir para ser autosuficientes. Manal fue detenida por conducir e incitar a otras a hacerlo. Fue liberada poco después, tras una enorme campaña de presión interna y externa, mientras decenas de mujeres saudíes se sumaban a la iniciativa y salían a conducir en solidaridad con ella.

La persecución de las activistas ha sido mucho menor que la que sufrieron quienes desafiaron la prohibición en 1990, cuando decenas de mujeres fueron despedidas de sus trabajos y sufrieron saqueos en sus casas como castigo. El régimen saudí parece dispuesto a hacer ciertas concesiones. En septiembre aprobó un decreto que permite a las mujeres participar en las elecciones municipales. Varias universidades del país han anunciado que abrirán a las mujeres carreras universitarias hasta ahora sólo accesibles para los hombres, como Derecho e Ingeniería.

¿Serán suficientes las concesiones para acallar las protestas?

No parece que estos logros vayan a detener las reivindicaciones ciudadanas, a las que se suman hombres y mujeres en un contexto de represión de la libertad de expresión y de injusticias institucionalizadas. Según explicó a Periodismo Humano Ahmed Al-Omran, periodista de NPR, “es prematuro hablar de revolución en Arabia Saudí, pero las últimas protestas son realmente significativas y sin duda se enmarcan en el contexto de la Primavera Árabe.”

Pocos días después de las protestas de las estudiantes de Rey Khaled, alumnos del campus masculino salieron a reclamar la dimisión del responsable de la Universidad. Aunque el Príncipe había advertido que no toleraría “ninguna alteración de la seguridad”, el gobernador de Assir cedió a la presión el sábado y se dirigió a los estudiantes ofreciéndoles reunirse con 20 de ellos. Este vídeo muestra a los estudiantes cantando el himno de Arabia Saudí durante la protesta:

El régimen saudí no puede permitirse que las movilizaciones vayan a más. Desde el comienzo de la Primavera Árabe, las autoridades han reforzado el control de cualquier forma de oposición interna, temiendo que sus ciudadanos se reconozcan en las reivindicaciones de libertad, igualdad y justicia por las que los pueblos árabes se manifiestan. Y aunque el contexto económico y social es distinto con respecto al de sociedades como la egipcia o la siria, no parece que vaya a resultar fácil frenar el proceso de reivindicaciones ciudadanas que comienza a calar también en Arabia Saudí.

El activista Mohamed al-Bajadi, miembro de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos, lleva desde el 22 de febrero en huelga de hambre, en protesta por haber sufrido una detención arbitraria. Según la Asociación, Bajadi fue detenido tras revelar que las autoridades saudíes habían torturado a un ciudadano yemení, Sultan Abdo al-Duais. Decenas de ciudadanos se han solidarizado con Bajadi y planean una huelga de hambre simbólica entre el jueves y el viernes.

Los saudíes reivindican justicia, igualdad de derechos, libertad de expresión. No piden la caída del régimen pero tampoco la pedían ciudadanos de algunos de los países de Oriente Medio al comienzo de las movilizaciones. En los próximos meses veremos cuál es la capacidad del régimen saudí de satisfacer esas demandas en un contexto de revoluciones que no cesan y reflejan la necesidad de cambios profundos en la región.


Siria está de luto. Cientos de personas fueron asesinadas en todo el país el 3 de febrero, más de la mitad en el barrio de Khalidia en Homs, al oeste del país. Las imágenes de las fuerzas de seguridad bombardeando la ciudad con cohetes y proyectiles mortero durante la noche dieron paso a las de la mañana:  edificios derruidos, calles cubiertas de sangre, miles de personas agolpándose en torno a decenas de féretros.  Unas imágenes que no dejaron indiferentes a ciudadanos de todo el mundo, que acudieron a mostrar su solidaridad con en el pueblo sirio en las embajadas sirias de sus país entre la noche del sábado y la mañana del domingo. Kuwait, Cairo, Londres, Berlín, Washington y también Madrid, donde un grupo de activistas sufrimos la represión de la policía española.

Desde medianoche la oposición siria pedía la solidaridad del mundo como única arma contra el régimen. A la llamada acudieron activistas de todos los países, que se concentraron frente a la embajada siria en unos casos y llegaron a asaltarla en otros. El caso más dramático, el de Egipto, donde decenas de activistas que se adentraron en la embajada fueron recibidos a tiros. Lo contaba en directo Alexander Page, que pedía ayuda mientras grababa, en una impresionante cobertura:

En Madrid nos concentramos ante la embajada en Plaza Platerías Martínez unas 15 personas, en una de las noches más frías del año. Costaba incluso teclear en el móvil para compartir algún mensaje mientras decidíamos si hacer una foto sosteniendo un cartel o una bandera para enviar nuestra solidaridad a Siria. Eran las 4 de la mañana y llevábamos allí una media hora cuando vimos llegar unos 10 coches y furgonetas de policía, de los que empezaron a bajarse uno tras otro decenas de policías. Pude contar unos 50. “Mira el brazalete, son Geos”, me dijo un compañero.

Nos apartamos para dejarles paso. Imaginé que debía de había ocurrido algo grave y ni por un momento pensé que pudiera estar relacionado con nuestra presencia allí. Hasta que vi que corrían tras un compañero, que caía al suelo mientras unos 15 policías lo sostenían, lo golpeaban y le daban puntapiés. Comencé a grabar en directo y en ese momento, al verme sostener el móvil, un policía corrió hacia mí, me empujó contra la pared y me retorció el brazo para inmovilizarme mientras la única mujer policía del grupo me arrancaba el móvil y buscaba la forma de apagarlo. Entretanto, al otro lado de la acera, un compañero que se acercaba en ese momento a la concentración pudo grabar un vídeo en el que puede apreciarse al grupo de policías en el momento en que golpeaban a quien estaba en el suelo:

Mi aplicación de cobertura en directo no se apagó y continuó grabándose el sonido cuando me devolvieron el móvil y lo guardé en el bolsillo. Se oyen de fondo las sirenas de policía y el modo en que me piden la documentación y que apague el teléfono. También su respuesta cuando les pido si pueden devolverme el DNI: “¿Qué crees, que te lo vamos a robar?”

El compañero al que golpearon, que ha pedido que no publiquemos su nombre, tiene hoy la cara amoratada y una ceja abierta. Después de recibir los golpes se lo llevaron a pasar la noche a comisaría. Tiene 19 años y es un manifestante pacífico, uno de tantos en solidaridad con el pueblo sirio ante la masacre que sufre. En el contexto de esa masacre, que todavía no recibe la condena unánime de la comunidad internacional (Rusia y China han vetado de nuevo una resolución contra el régimen sirio) poco más pueden hacer los ciudadanos que expresar su solidaridad públicamente.

El modo en que la Policía se abalanzó sobre nosotros mostraba que venían preparados para mucho más. Quizás para un asalto a la embajada, como sucedió en otros países. Había luz dentro de la embajada, así que no es improbable que hubiesen llamado a la Policía para alertarla de un ataque que nuestro grupo ni realizó ni planeaba. No lo sabemos a ciencia cierta porque los intentos de que se respondiese a nuestras dudas sobre por qué se nos trataba de aquel modo fueron contestados con un desabrido “Esto es un chequeo por motivos de seguridad y no tenemos que dar ninguna explicación. Vosotros sabréis lo que ibais a hacer.”

A la indignación por la masacre en Siria se suma ahora la indignación al ver que no sólo el gobierno español no expulsa al embajador sirio en Madrid como medida de aislamiento del régimen (una medida que ha tomado hoy Túnez), sino que se criminaliza a quienes se manifiestan pacíficamente en defensa de los derechos humanos.

El domingo 5 de febrero a las 13.30 se celebrará una nueva concentración en solidaridad con el pueblo sirio frente a la embajada siria en Madrid.


Decenas de miles de personas se reunieron ayer en Tahrir para celebrar un año de la revolución egipcia. Las movilizaciones ciudadanas que llevaron a la dimisión de Mubarak continúan hoy contra el ejército, que ha ocupado el poder y gobierna del mismo modo totalitario contra el que los egipcios se levantaron. Tahrir se ha convertido en algo más que el símbolo de la revolución egipcia y es hoy el punto donde las revoluciones del resto del mundo confluyen. Sirios, yemeníes, bahreiníes y otros ciudadanos de la región expresan allí sus reivindicaciones, las mismas para todos: justicia, libertad y dignidad. La conexión es especialmente palpable en el caso de Siria, cuyos ciudadanos se enfrentan a una brutalidad sin precedentes.

En esta vista aérea de plaza Tahrir el 25 de enero se distinguen dos enormes banderas: la egipcia y la siria.

Fuente de la imagen: Kalnaga

La conexión entre la revolución egipcia y la siria está muy presente en las narraciones de las protestas. Mientras los egipcios luchan por que el cambio que demandan desde hace un año se traduzca en un verdadero respeto a los derechos humanos y a la soberanía popular, los sirios se enfrentan a un régimen que se aferra al poder a través del asesinato, las detenciones y torturas de manifestantes. En ambos casos es difícil imaginar una vuelta atrás en un contexto en el que la barrera del miedo y del silencio se han roto.

Medios egipcios como Almasry Alyoum se hacían eco de la presencia de la revolución siria en el aniversario de la caída de Mubarak, una conexión que estaba especialmente presente a través de Twitter:

Ahmad Al-Omran: Todos los ojos en Tahrir hoy, pero las cosas no mejoran en Siria. 25 asesinados hoy.

Maisa Akbik: Debería felicitar a los Egipcios en su primer aniversario de la revolución, pero la sangre en mi país, #Siria, cubría mis ojos

Hanna Allam: A la salida de Tahrir, un stand dedicado a #Siria, con muchas banderas y gente cantando “Abajo Bashar”

Según el activista sirio Rami Jarrah (antes conocido como Alexander Page), que se vio obligado a huir de su país y ahora reside en El Cairo, “hay una enorme solidaridad en Egipto. Eso hace que los sirios, los bahreiníes, y todos los ciudadanos que sufrimos injusticia y represión en nuestros países nos sintamos allí como en casa. Hay un stand informativo sobre Siria en la plaza y está siempre lleno de gente que acude a mostrar su apoyo. La sensibilidad y la conciencia ciudadana están a flor de piel en este punto del mundo.”

__________________________________________

Ver:

Crónicas de Siria


Zinar Ala, frente a la embajada siria en Madrid el 25 de septiembre de 2011. Imagen de Phumano.

Zinar Ala llegó a España desde Siria en 2005 para hacer su doctorado en Económicas. Ya entonces detectó una carencia de espacios de debate en español sobre asuntos relacionados con la comunidad kurda, a la que él pertenece. Eso le animó a abrir el blog Actualidad Kurda, que se ha convertido en un referente en este ámbito en lengua española. Nació en la provincia de Alepo, al norte de Siria, y lleva gran parte de su vida implicado en la lucha contra la dictadura de los Assad. Es también el cuñado del actual embajador de Siria en Madrid, a quien los activistas de la comunidad siria en España tienen como objetivo. Llevan meses pidiendo su expulsión al Gobierno, a través de iniciativas como las sentadas diarias frente a la embajada, las concentraciones ante el Ministerio o la huelga de hambre que Aliaa Mustafa Tabbaa inició el 16 de septiembre.

Pregunta: ¿Es difícil plantarse ante la embajada siria en Madrid cuando sabes que quien está tras esa ventana es el marido de tu hermana?

Zinar Ala: No es fácil, pero hago lo que tengo que hacer. Lo que es justo es justo y no entiende de lazos familiares. Es evidente que el embajador en España es un portavoz más del régimen. Ha tenido tiempo suficiente para mostrar cualquier tipo de oposición a las prácticas de asesinatos, detenciones y torturas que ha desplegado el régimen sirio y no lo ha hecho. Este viernes mismo acudió a un encuentro en la embajada palestina en el que se trataba el asunto del estado palestino y a la entrada un grupo de activistas sirios, con camisetas de “Free Syria”, le recibieron cantando “Dios, Siria, libertad y nada más” (es el lema de los manifestantes, en respuesta al que entonan los defensores del régimen: “Dios, Siria, Bashar y nada más”). Salió de su coche blindado sólo para gritar “Debería daros vergüenza, traidores”. Con eso ya demuestra cuál es su posicionamiento: los traidores son para él quienes piden libertad, quienes están siendo asesinados y torturados por pedir libertad.

P: ¿Has intentado verlo y plantearle tu visión de lo que sucede en Siria?

Z.A: Sí, me habría gustado que me recibiese, pero él se ha encargado de cerrar cualquier canal de comunicación conmigo. No quiere saber nada de mí. Es un funcionario al que solo le importa mantener su puesto a toda costa, no le preocupa su país ni lo que suceda con él.

P: ¿Te ha traído problemas personales, familiares, este posicionamiento activo contra el régimen?

Z.A: Mi madre, que en paz descanse, me rogaba a menudo que no hiciese nada que pudiese perjudicar a mi hermana, temía que todo esto enfrentase a nuestra familia y que hubiese represalias del Gobierno. También me ha supuesto no poder apenas ver a mi hermana, ni hablar con ella.

Zinar Ala frente a la embajada siria en Madrid el 25 de noviembre de 2009. Imagen de Zinar Ala

P: ¿Qué papel juega la comunidad kurda en la lucha del pueblo sirio contra la dictadura?

Z.A: La comunidad kurda ha sufrido muchas injusticias históricas y ha tenido que luchar siempre por reivindicar sus derechos. Injusticias como que durante medio siglo cientos de miles de kurdos fueron privados de la nacionalidad siria. Muchos kurdos se han sumado a las manifestaciones contra el régimen, en las que piden libertad y derechos básicos, pero también cosas específicas para la comunidad kurda, como que se respete su identidad y su lengua.

Pregunta: ¿Crees que se cumplirán esas reivindicaciones en la Siria post-Assad?

Z.A: Es algo que preocupa a la comunidad, desde luego. Hay mucha oposición entre los kurdos, por ejemplo, al hecho de mantener el nombre de Siria como “la República Árabe de Siria”. Si Túnez es simplemente la “República tunecina” y Argelia la “República argelina”, ¿por qué tiene que incluir Siria la referencia a la identidad árabe, que excluye a los armenios, asirios, turkmenos, kurdos…?

El 16 de julio, durante la “Conferencia de Salvación Nacional” que la oposición siria organizó en Estambul, los miembros kurdos se retiraron de la conferencia por sentirse marginados en el debate sobre la nueva Siria. De momento, y en un contexto de terrorismo de estado que asfixia cada vez más a los opositores,  queda mucho por hacer para llegar a esa nueva Siria que Zinar, como tantos otros sirios, sueña.

El domingo pasado, durante la última concentración ante la embajada, Zinar cantó esta canción que él mismo compuso en solidaridad con el pueblo sirio. Se titula “Azadi”, “libertad” en kurdo.


Aliaa Mustafa Tabbaa, frente a la embajada siria en Madrid. Imagen de Phumano.

Aliaa Mustafa Tabbaa lleva desde el 16 de septiembre en huelga de hambre. Se ha instalado frente a la embajada siria en Madrid, adonde ha acudido desde Albacete,  ciudad en la que reside desde que llegó a España con la idea de matricularse en un doctorado en Genética. Cuenta con una silla, agua y suero, ropa de abrigo para la noche y la compañía de los miembros de la comunidad hispano-siria que se turnan para no dejarla sola. Dice que no tiene miedo a volver a su país pero que cree que es más útil aquí. Como tantos sirios dentro y fuera del país, está dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias en su reclamación de libertad y justicia para su pueblo.

Pregunta: ¿Por qué estás aquí, Aliaa?

Aliaa Mustafa Tabbaa: Porque la situación no hace más que empeorar en Siria, y mientras la represión es cada vez mayor la presión mediática e internacional parece disminuir. Miles de muertos, muchos más de los que cuentan las cifras oficiales, detenidos, secuestrados, desaparecidos, torturados… daños y pérdidas irreparables. Como siria residente en España se me ocurrió lanzar una llamada de atención para visibilizar lo grave de la situación y para reclamar presión de los gobiernos en general, y del español en concreto. Para que no se abandone a su suerte al pueblo sirio.

Habla con voz muy suave, que contrasta con la firmeza de su tono y de sus palabras. Sonríe mucho y anima con la mano a quien quiera hablar con ella a acercarse.

P: ¿Qué posición crees que debería tomar el gobierno español? ¿Qué le reclamas?

AM: Que no legitime a un régimen genocida. Que adopte una posición de condena firme. Que llame a consultas al embajador en Madrid y que utilice todas las medidas diplomáticas y económicas a su alcance para presionar al régimen sirio.

P: ¿Crees que España espera un consenso de la Unión Europea para no dar el paso sin el apoyo del resto de países?

AM: Creo que ante las violaciones de derechos humanos que está sufriendo el pueblo sirio no debería hacer falta esperar a ser siempre los últimos en condenar y actuar al respecto. Los representantes que apoyan los derechos humanos y la justicia dentro de sus fronteras pero no se atreven a romper lazos con un régimen que es una vergüenza para cualquier persona o institución que crea en la justicia no son consecuentes ni tiene credibilidad. Ni siquiera asistieron al entierro de Ghiyath Matar. Allí estaban el embajador estadounidense, el francés, pero el español… No, el español no se acercó por allí.

Aliaa se emociona al mencionar a  Ghiyath Matar. Su muerte ha sido un golpe especialmente duro para todos los sirios que creen en la lucha pacífica contra el régimen. Ghyath era uno de los abanderados de la no violencia y se le conocía por gritar “¡Pacífica!, ¡Pacífica!” en las manifestaciones del municipio de Daraya, en Damasco, y por ofrecer rosas y agua a los soldados invitándolos a apoyar la causa del pueblo. El 6 de septiembre fue detenido y cuatro días después su familia recibió su cuerpo, con señales de haber sido torturado hasta la muerte. Su pérdida ha causado conmoción dentro y fuera del país y lo ha elevado a símbolo de la revolución siria.

P: ¿Crees que la comunidad internacional espera a que la oposición en Siria esté bien articulada para poder actuar?

A.M: Sabes, eso me molesta particularmente. Los sirios llevan 40 años de represión, 40 años de asfixia en los que cualquier forma de expresión libre estaba prohibida y castigada, y ahora se pretende que en unos meses tengan articulada una perfecta alternativa política. Mientras llevan a cabo su revuelta no violenta y luchan sin armas contra un régimen genocida, se pretende también que gestionen y tengan a punto la solución política. Es un proceso de largo recorrido y no es realista reclamar tanto a un pueblo que se está desangrando por ser libre.

P: ¿Hasta cuándo te mantendrás en huelga, Aliaa?

P: Mientras me duren las fuerzas y pueda llamar la atención sobre las terribles pérdidas que estamos sufriendo los sirios, aquí seguiré.


En plena represión de cualquier forma de oposición en Siria, la libertad de expresión es cada vez más el principal blanco del régimen. El silencio mediático que hasta ahora reinaba en torno a Siria y en el que el Gobierno se movía cómodamente ha dado paso a la visibilidad de las violaciones de derechos humanos que han sido una constante durante décadas. En reacción a esa visibilidad que muestra sus prácticas contra sus propios ciudadanos, el último blanco de los Assad es el canal de vídeos Youtube.

La lucha del régimen sirio por contener el flujo de información que surge del interior del país y es vista en todo el mundo casi al instante es la de las formas de comunicación del siglo XX frente a las del siglo XXI. De los viejos y los nuevos formatos. Atrapadas en su narrativa oficial, la que controlan directamente a través de sus agencias institucionales, las autoridades sirias chocan con la infinidad de noticias y contenidos audiovisuales que se comparten y se redifunden del modo descentralizado que caracteriza a Internet. Ante este flujo imparable de contenidos, de poco sirven los vídeos que el Gobierno comparte en los que muestra a supuestos terroristas confesando su arrepentimiento por haber participado en manifestaciones y en los que es fácil percibir el miedo y la presión ante las cámaras. Vídeos como este de Omran Abdel Razaq al-Aqra, que aparece con la mirada perdida y con una docena de rifles como fondo de la grabación.

Ni estos vídeos, ni las acusaciones de conspiración internacional, ni el alarmismo ante la supuesta amenaza islamista que lanzan desde sus canales consiguen su objetivo, y cada vez son menos los que se hacen eco de estas versiones. Los intentos de legitimar la versión oficial logran cada vez más el efecto contrario y dejan en evidencia la desesperación del régimen, que carga a la vez contra contenidos, mensajeros y medios.

El régimen ha acusado al canal de vídeos Youtube de ser “el símbolo de la bancarrota moral de Occidente y de su apoyo al terrorismo“. Fue la reacción ante la dimisión del Fiscal General de Hama, Adnan Bakkur, que en un vídeo subido a Youtube y compartido en todo el mundo explicaba las atrocidades que el Gobierno sirio había cometido en su pueblo y apuntaba con nombres y apellidos a los responsables. Además de culpar a Youtube y a Occidente, el régimen acusó a la oposición siria de haber secuestrado a Bakkur y forzado esas declaraciones.

El régimen sirio mantiene la fuerza que le dan las armas pero carece ya de la legitimidad en la que tanto esfuerzo mediático ha invertido. Ni el impedir la entrada a los periodistas, ni desmentir lo que ciudadanos de todo el mundo ven de primera mano ni cargar contra la tecnología le devolverán esa legitimidad ni hará que dejen de conocerse los abusos, que se ven más expuestos cuanto más trata el Gobierno de ocultarlos.


Captura de pantalla de uno de los vídeos de las manifestaciones del 12 de agosto en Duma, Damasco. Fuente: Alexander Page

“Ni la gente con la que me comunico desde hace meses conoce mi verdadera identidad, y aún así es muy arriesgado. Han sacado mi página web en la televisión siria y han dicho que soy espía, israelí y homosexual”(es común entre el régimen sirio utilizar el término homosexual como insulto para denigrar a sus oponentes). Son palabras de un activista damasquino que se hace llamar Alexander Page y que ha hablado con Periodismo Humano sobre el día a día de su actividad y la de tantos otros en la lucha contra un régimen que se ha convertido en una máquina de asesinar a su propio pueblo.

Nadie está a salvo en Siria de la vigilancia que el Gobierno ha desplegado para el seguimiento de los movimientos de sus ciudadanos. En los puntos donde han surgido las movilizaciones hay cámaras que graban a los manifestantes y que luego las autoridades inspeccionan para identificarlos y detenerlos. Todas las comunicaciones están controladas y en especial las internacionales.  Lo más peligroso, las comunicaciones vía móvil.

Pregunta: ¿Entonces los activistas sirios no utilizan los móviles para comunicarse?

Alexander Page: Ni los móviles (conexión por satélite), ni tampoco las líneas fijas. Lo primero que hace el Gobierno en cuanto tiene la mínima sospecha de que alguien ha participado en manifestaciones es acceder a todas sus conversaciones telefónicas.

P: ¿Cómo os comunicáis entonces?

A: Sólo utilizamos el teléfono para cosas muy concretas y siempre hablando en clave, como “nos vemos en el local de Majed esta tarde”, después de haber establecido que el local de Majed es un lugar o una plaza concreta en la que nos manifestaremos. Por lo demás, Skype es más seguro, aunque no del todo. Utilizamos Skype para hablar vía voz, porque las conversaciones vía voz son más difíciles de desencriptar. El chat de Skype, en cambio, es fácilmente desencriptable.

P: ¿Os protegéis de algún modo? ¿Utilizáis Tor o alguna otra herramienta para evitar que sigan vuestro rastro?

A: Muchos utilizamos una Red Privada Virtual de pago, (red que permite una extensión de la red local sobre una red pública o no controlada y permite conectarse desde un sitio remoto), que encripta la información. De momento es lo más seguro.

P: ¿Utilizáis alguna red social en particular para trabajar, difundir vuestro trabajo?

A: Twitter es la más útil porque permite el anonimato. Uno puede registrarse en Twitter con un pseudónimo y cualquier imagen de perfil y nos ha resultado muy práctica para contar las manifestaciones en tiempo real, desde el terreno. También para atraer a más gente, otros usuarios de Twitter en cada ciudad, a las manifestaciones. Al contarlas, al compartirlas, se crea un efecto bola de nieve que hace que más gente pierda el miedo y se anime a unirse… También utilizamos Facebook.

P: Pero Facebook no permite el anonimato…

A: Es cierto, pero casi todos nos hemos creado un perfil falso igualmente.

P: Eso significa que en cualquier momento, y de acuerdo a los términos de uso de Facebook, os pueden cerrar perfiles, páginas y grupos.

A: Sí, nos exponemos a eso. Por eso a toda la gente que se acerca a nuestras espacios en Facebook tratamos de redirigirlos a Twitter, que es la mejor herramienta para compartir noticias e información actualizada. De Facebook lo que más útil nos resulta es la herramienta de grupos secretos. Ahí creamos encuentros y discusiones sobre la organización y la estrategia que debemos seguir, y tenemos la regla de no aceptar a más de 100 personas por grupo. Es el modo de tratar de evitar que se filtre información. Y aún así se filtra. No faltan los espías que se cuelan en el grupo para tratar de averiguar nuestras identidades y delatarnos.

P: Entonces es en esos grupos que organizáis las manifestaciones, los puntos de encuentro…

A: En realidad, si soy sincero, no hay mucha organización de las manifestaciones. Surgen de modo espontáneo en ciertas zonas donde suele reunirse la gente en momentos concretos del día, sobre todo a las horas de los rezos, y más ahora en Ramadán… Aunque te aseguro que se pierde el matiz religioso, ahí te encuentras musulmanes, cristianos y gente que no se identifica en absoluto con la religión. Las mezquitas funcionan como punto de encuentro porque es difícil para el régimen impedir que la gente acuda a rezar, es algo que no pueden simplemente prohibir en un país de mayoría islámica. Aunque cada vez más lo intentan. Esta mañana mismo hicieron un toque de queda a la hora del rezo de la mañana y aprovecharon esas horas para detener a cientos de personas en Damasco.

P: ¿Qué trabajo hacéis sobre el terreno, una vez dentro de las manifestaciones?

A: Intentamos atraer a la mayor cantidad de gente posible y mostrar lo que sucede a través de Twitter, grabamos todo el material que podemos con nuestros móviles, incluyendo fechas, lugares… Hacemos trabajo de documentación, de recoger evidencias para que los medios puedan compartir ese material como fuente fiable. Cada vez nos esforzamos más en que no se vean las caras de los que aparecen en los vídeos. Grabamos desde atrás y cuando en el vídeo se ve alguna cara tratamos de borrarla después, al editarlo.

P: Te arriesgas mucho, Alexander. ¿Has sufrido amenazas?

A: Las sufro a diario, recibo mensajes como “Averiguaremos quién eres, y entonces verás”. Sé que están haciendo todo lo posible por descubrir mi identidad y ya han compartido mi página en la televisión nacional, diciendo que soy espía, israelí y homosexual. En realidad ya estuve detenido unos días, y me torturaron, aunque menos que a otros… De ahí surgió la idea de crear esta identidad falsa e intentar trabajar lo máximo posible desde este perfil, compartir todo lo que pueda con los medios… y procurar que Alexander se haga lo suficientemente conocido como para que sirva para protegerme. Porque sí, me arriesgo mucho.

P: ¿Qué pedís a los que estamos fuera? ¿Qué tipo de apoyo os gustaría recibir?

A: Lo más importante es la difusión de lo que está sucediendo. Tenemos mucho material, cientos, miles de historias, tanto que los medios no pueden recoger todo lo que se genera. Hay quien dice que Aljazeera exagera lo que está sucediendo en Siria… Pues Aljazeera no publica ni la cuarta parte del material que les enviamos, de tantas cosas que suceden a diario. Así que todo lo que se pueda difundir son historias que no quedan en el olvido y nos ayudan a mostrar cómo es realmente este régimen y la resistencia pacífica de los ciudadanos sirios. Estoy muy orgulloso de ser sirio en estos momentos.


En este vídeo que ha compartido Alexander se ve el interior de la casa de la primera mártir del barrio de Duma, en Damasco, durante las manifestaciones del viernes 12 de agosto, bautizado como “Viernes de No nos postraremos”. Los intentos de los manifestantes de evitar las fuerzas de seguridad y sus cámaras, moviéndose de una parte a otra de la ciudad, alteraron a las fuerzas de seguridad tanto que terminaron perdiendo los nervios y disparándose entre ellos al confundirse con los manifestantes (el personal de seguridad no lleva un uniforme único). Estos disparos entre ellos les hicieron ponerse aún más nerviosos y comenzaron a disparar contra peatones que simplemente pasaban por la zona. Utilizaron pistolas y BKCs en las calles Aljalaa y Alkuwatli y junto a las mezquitas Hawwa and Haseeba y terminaron matando a Fatima Adeeb Ali Kareem, que estaba embarazada de tres meses. Un disparo atravesó su ventana y la alcanzó cuando estaba en el interior de su casa, que quedó así:

Este otro vídeo muestra imágenes de las manifestaciones posteriores, en reacción a los crímenes cometidos por el régimen ese día. Más de 20.000 ciudadanos se reunieron en la calle tras el rezo de la tarde (en este vídeo gritan “Irhal, Irhal” (¡Vete!, ¡vete!):

Este otro vídeo muestra a los manifestantes acudir a las casas de los mártires a rendirles homenajes y rezar por ellos:


La página del Ministerio de Defensa sirio, hackeada por Anonymous. 8 de agosto

El régimen de los Assad se ha caracterizado, durante décadas, por el intento de aislar al pueblo sirio en torno a unos canales de comunicación oficiales que se hacían eco de la única narrativa posible: la del Gobierno. Los sirios están pagando ahora un precio altísimo por romper esa barrera, y el resultado es un aislamiento cada vez mayor del régimen y un aumento de la solidaridad ciudadana con las demandas del pueblo sirio. A esta solidaridad se ha sumado el colectivo Anonymous, con quien el régimen sirio libra una nueva batalla.

El 8 de agosto la página web del Ministerio de Defensa sirio aparecía con una imagen de Anonymous y este mensaje que se mantuvo durante unas horas:

Al pueblo sirio: El mundo os apoya en contra del brutal régimen de Bashar Al-Assad. A los militares sirios: Sois responsables de proteger al pueblo sirio, y cualquiera capaz dé órdenes de matar a mujeres, niños, ancianos merece ser juzgado por traición. Ningún enemigo externo podrá hacer tanto daño a Siria como Bashar Al-Assad ha hecho. Defended vuestro país: ¡levantaos contra el régimen!

El mensaje es una muestra de solidaridad con los manifestantes y una bofetada a un régimen poco acostumbrado a asumir las críticas. Poco después, partidarios del Gobierno contraatacaban inundando la página de Anonymous de imágenes como esta:

La red social de Anonymous AnonPlus, hackeada por hackers partidarios del Gobierno sirio. 9 de agosto

Una de las imágenes muestra en letras ensangrentadas el mensaje:  “Un terrorista mata ejército sirio y civiles sirios”. Y en letra pequeña: “En respuesta a vuestro hackeo de la página del Ministerio de Defensa sirio, el pueblo sirio ha decidido purificar Internet de vuestra patética web. Hemos hackeado vuestra web y aquí tenéis unas fotos de los actos terroristas cometidos por la Hermandad Musulmana contra civiles y militares sirios”.

Se atribuye el ataque el Ejército Electrónico Sirio, que reproduce en su página de facebook la narrativa propia del discurso oficial, que el régimen no abandona a pesar de su aislamiento cada vez mayor. A medida que aumentan las víctimas de la represión aumentan los intentos oficiales de convencer, con un lenguaje cada vez más exaltado, de que los problemas en Siria vienen causados por los islamistas, de que existe una conspiración internacional para desestabilizar el país y de que el pueblo está unido en torno al Gobierno.

Son los intentos de mantener una narrativa que hace aguas y que se revela incapaz de asumir las críticas y de articular una respuesta pacífica a la búsqueda de expresión de sus ciudadanos.


Concentración en Madrid. 24 de julio 2011

Llevan desde marzo sentándose, cada día, ante la embajada de Siria en España. Son españoles de origen sirio y es su modo de protestar por el modo en que el Gobierno de Bashar Al-Assad reprime las manifestaciones pacíficas que han surgido al calor de la Primavera Árabe.  El 31 de julio fue un día negro en el país, con entre 100 y 150 manifestantes asesinados, según distintas fuentes. La comunidad hispano-siria se reunió de urgencia, junto con españoles y personas de otras nacionalidades que se solidarizaron con ellos, frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid.

Reclaman una condena firme y presión económica y diplomática que contribuya a aislar al régimen. En palabras de Mazen Yaghi, periodista sirio afincado en España:

“El Gobierno español siempre llega tarde a la condena de abusos internacionales. Siempre espera a que condenen Francia o Alemania primero. Desde la comunidad hispano-siria pedimos la retirada del embajador, atención al drama de los refugiados y que se reclame que permitan la entrada a periodistas españoles”.

Como apunta Yaghi, los periodistas extranjeros no tienen permitida la entrada en Siria, salvo para viajes organizados por el régimen. Por eso las imágenes que estamos recibiendo desde Siria son, casi exclusivamente, las que graban y comparten los propios manifestantes. El diario Wall Street Journal se hacía eco, en un artículo titulado “The New Hama Rules: This time cellphone cameras are exposing Assad’s brutality”,  de esta diferencia fundamental con la masacre que sufrió el pueblo de Hama en 1982: gracias a los teléfonos móviles y las herramientas que proporciona Internet el intento de aislar al pueblo sirio ya no es tan sencillo. Hoy, casi 30 años después de aquella masacre, son escasos los medios que se hacen eco de la versión oficial.

El Gobierno español, a través de la página del Ministerio de Asuntos Exteriores respondía así a la última masacre:

60-2011. CONDENA REPRESIÓN EN HAMA

Madrid, 31 de julio de 2011

Ante las informaciones de la represión por parte de las autoridades sirias de las protestas en Hama mediante carros de combate, el Gobierno español expresa su más firme e inequívoca condena por una actuación que, según diversas fuentes, ha provocado más de un centenar de muertos y un número superior de heridos.

El Gobierno exige que se autorice la entrada en dicha ciudad de organizaciones internacionales y medios de comunicación independientes para verificar los hechos, establecer responsabilidades y socorrer a los heridos.

De confirmarse las informaciones, se trataría, por la gravedad de los hechos, de una nueva fase en la represión de las protestas en Siria, en que habrían dejado de ser creíbles las promesas reformistas del régimen.

Desde la comunidad se pide que a estas palabras las acompañen verdaderas medidas de presión. También se hacía eco de esa petición el activista por los derechos humanos sirio Haitham al-Maleh, que estos días visitó Madrid. “La congelación total de las cuentas bancarias del régimen sirio es un método efectivo para aislarlo e impedir que continué cargando contra su pueblo”, reclamaba. Aludió también al hecho de que el hermano de Hafez Al-Assad y tío de Bashar, Rifaat Al-Assad, autor de la masacre de Hama en 1982, llevase años residiendo en España (Marbella, concretamente) sin que jamás se le haya juzgado por los asesinatos.

Desde Periodismo Humano cubrimos en directo la concentración frente al Ministerio, que avanzó a continuación hacia Sol, donde los manifestantes se pasearon con banderas y carteles pidiendo a quienes se reunían en la Plaza que se uniesen en solidaridad con el pueblo sirio.  “Viva la lucha del pueblo sirio”, “¿Dónde estás, Trinidad, cuanto matan sin piedad?”, eran algunos de los gritos que entonaron los manifestantes, que intercambiaban también durante el encuentro información sobre sus familias y la última hora sobre Siria. “Acabo de leer que 12 de los cuerpos que encontraron hoy tenían los ojos arrancados”, le contaba horrorizada una manifestante a otra.

Compartimos uno de los momentos más emotivos de la concentración, cuando uno de los manifestantes pidió, a ritmo de hip hop español, libertad para Siria (minuto 2.40):

Ha comenzado el Ramadan, la fiesta grande de los musulmanes. Desde la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio se organizan “iftarat”, celebraciones de la ruptura del ayuno, a las que invitan a quien todo el que quiera unirse. Un gesto simbólico en unas fechas muy señaladas que, este año, ningún sirio olvidará.


Fuente: Democracia Real Ya en Twitter

Cientos de personas se reunieron el domingo 24 de julio en Sol en solidaridad con el pueblo sirio y en protesta por el aumento de la represión contra civiles desarmados. Alrededor de 2000 personas han sido asesinadas y hay miles de heridos y detenidos en el país desde que los sirios comenzaron a salir a la calle en marzo. La comunidad hispano-siria, igual que el pueblo sirio, ha roto la barrera que hasta hace pocos meses existía en torno a todo lo relacionado con el régimen que gobierna desde hace 40 años y ha reunido a personas, la mayoría españoles y sirios, en apoyo a las reivindicaciones ciudadanas.

La concentración comenzó a las 12.00 en Sol, donde se preparaba también la última marcha del 15 M, con el lema “Sol renace”. Personas de ciudades como Valencia, Zaragoza, Barcelona o Granada fueron llegando para la macromanifestación convocada por la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio, que se creó recientemente en España con el objetivo de defender los derechos humanos en Siria.  Desde primera hora se oían cánticos de “Viva la lucha del pueblo sirio”, “Siria unida jamás será vencida”, y “El pueblo quiere la caída del régimen”. Este último, en su versión en árabe, ha sido el lema más coreado en todas las manifestaciones ciudadanas en los distintos países de Oriente Medio.

Imagen: Mara Stacca

Desde Sol la concentración avanzó hacia el Ministerio de Asuntos Exteriores, donde se reclamó al Gobierno español un posicionamiento claro en la defensa de los derechos humanos y una condena firme al régimen sirio. “¿Dónde estás, Trinidad, cuando matan sin piedad?” fue la frase que más repitieron los manifestantes. También se pidió la retirada del embajador español en Siria y la expulsión del embajador sirio en Madrid. El resto de reivincidaciones de los manifestantes se puede leer en el Comunicado de la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio.

Del Ministerio la marcha avanzó hacia la embajada siria, donde los manifestantes entonaron lo que ya se ha convertido en un himno para los sirios: la canción “Yallah, Irhal Ya Bashar” (“Venga, vete, Bashar”), que con letras irónicas y a ritmo de música popular siria anima al Presidente y a todo el partido del Baath a abandonar el gobierno y el país. Esta canción cobró todavía un mayor simbolismo después de que quien la cantaba en las primeras manifestaciones, Ibrahim Qashush, fuese asesinado por agentes del régimen en represalia. Qashush se ha convertido,  junto con el niño de 13 años Hamza ElKhatib, en símbolo de la lucha por la libertad en Siria.

Manifestación en Hama. Junio 2011

La manifestación tuvo una amplia repercusión online, con cientos de mensajes asociados, entre otras, a la etiqueta #spainwithsyria. Desde Democracia Real Ya se hicieron eco de la convocatoria, con mensajes como estos en Twitter:

Los vídeos de la manifestación, que emitimos en directo desde Periodismo Humano, pueden verse aquí.